CUIDAMOS DE TU SALUD

Exponerse al sol durante el verano resulta beneficioso para el organismo porque brinda propiedades antidepresivas, ayuda a sintetizar la vitamina D y le aporta un tono bronceado a la tez.

Sin embargo, también puede ejercer un efecto perjudicial si no tomas las precauciones necesarias y se hace en exceso, como acelerar el envejecimiento celular, causar arrugas, manchas e incluso cáncer en la piel en casos extremos. 

¿Cómo proteger la piel de los efectos del sol?

Son muchas las acciones que puedes poner en práctica para disfrutar del sol de manera sana y sin perjudicar tu piel. A continuación te enumeramos algunas buenas prácticas:

  1. Aplica protector solar: la protección solar es indispensable a la hora de disfrutar de los días de verano, y realmente durante todo el año. Aplica un protector con factor 50 o más 30 minutos antes de la exposición y repite la aplicación cada dos horas.
  2. Utiliza complementos de protección: refuerza la protección de la piel con accesorios como gafas, gorras, sombreros y prendas de ropa adecuadas. 
  3. Mantente hidratado: beber suficiente líquido te ayudará a hidratarte por dentro y por fuera. Mantendrás hidratada la piel y saludable. También es recomendable aplicar una crema hidratante facial y corporal por lo menos 2 veces al día para complementar la hidratación.
  4. Exfolia tu piel: esta es una recomendación ideal no solo en verano, sino todos los meses del año. Realizar esta rutina ayuda mantener una piel suave, ya que elimina células muertas y promueve la regeneración celular. Una vez por semana es suficiente para darle ese cuidado a la piel.
  5. Mantén tu rostro limpio: en épocas calurosas la transpiración es mucho más intensa por lo que necesitas limpiar tu rostro unas 2 o 3 veces al día para evitar que los poros se taponen y aparezca el acné.
  6. Elimina las bebidas gasificadas: las gaseosas favorecen la deshidratación de la piel y son responsables de la celulitis. Cámbialas por zumos cítricos naturales o aguas saborizadas para combatir el calor. 
  7. Evita las sesiones de bronceado: no asistas a sesiones de rayos UVA para broncearte antes del verano, ya que vuelve la piel más sensible al daño. Elige productos de dermocosmética como cremas autobronceadoras que aportan nutrientes, vitaminas y protegen la piel.
  8. Cuidado con los días nublados: aunque no parezca los días nublados también estás recibiendo radiación solar. No te olvides de aplicar protector, bálsamo de labios, crema hidratante y beber mucha agua.
  9. No expongas tu piel a toda hora: a ciertas horas del día los rayos solares son más intensos, y el calor también, lo cual te deshidratará y dañará tu piel. Entre las 12.00 y las 16.00 horas son las horas en que debes evitar el sol a toda costa.
  10. Vigila el estado de tu piel: si notas algún cambio extraño en tu piel como manchas, lunares o textura inusual que antes no tenías, acude a una cita con tu dermatólogo. Estos signos se deben evaluar para prevenir daños mayores.

10 tips para proteger tu piel en verano

Ahora que ya conoces estos tips disfrutarás al máximo del verano sin poner en riesgo la salud de tu piel. Si necesitas realizarnos cualquier consulta no dudes en solicitar nuestro servicio de dermocosmética.