CUIDAMOS DE TU SALUD

En los últimos años los brotes de asma se han vuelto comunes entre la población. Se conoce que aproximadamente el 10% de los jóvenes y niños residentes de países industrializados padecen asma. Se trata de una enfermedad que afecta al aparato respiratorio. Se caracteriza por derivar síntomas como sensación de ahogo al respirar, pitidos, inflamación y tos.

La causa más frecuente suele ser la exposición prolongada a elementos como aire frío, polvo, polen, humo, partículas provenientes de la piel de perros y gatos o ciertos alimentos. Esto es lo que se conoce como alergia asmática. Ahora bien, ¿sabes cómo prevenirla?

Consejos claves para prevenir el asma

brotes-asma

Debes tener en cuenta que el asma es una enfermedad que no se puede prevenir. Sin embargo, es posible controlar las crisis para mejorar la calidad de vida. Recuerda que las enfermedades respiratorias pueden crear cuadros de salud delicados con gran rapidez. 

  • Cuídate de agentes alérgicos

    Cuando el brote de asma se presente debido a reacciones alérgicas debes evitar el contacto con hongos, polen, polvo, humo, epitelios de animales. Debes acudir al doctor si presentas estornudos, goteo nasal, picor de ojos.

  • Evita el contacto con la polinización

    En épocas de primavera se aconseja reducir la práctica de ejercicios al aire libre, secar la ropa en interiores y ventilar la casa solo en las mañanas. Esto es porque puedes desencadenar dificultades para respirar.

  • Atento a la rinitis

    Esta condición de salud normalmente desencadena un brote de asma. Quien la padece debe prestar atención a los síntomas y acudir al doctor en caso de presentar dificultad para respirar.

  • Vigila el proceso viral de los niños

     Siempre que presenten esta condición de salud vigila muy bien sus síntomas. En caso de presentar fatiga, pitidos y cualquier indicio de obstrucción en los bronquios acude al médico.

  • Si ya has sido diagnosticado ¡cuídate!

    Se debe hacer especial seguimiento del tratamiento en pacientes asmáticos, incluso cuando se evidencia una mejoría de los síntomas.

  • Olvida los malos hábitos

     Si eres una persona asmática no debes fumar ni estar expuesto a exposición de humo, esto puede derivar en una crisis asmática.

  • Protege tus vías respiratorias

     Si el asma se desencadena por funciones laborales como contacto con madera o harina, protégete mientras trabajes con mascarillas y un sistema adecuado de ventilación.

Otras recomendaciones generales son evitar la limpieza de la casa con productos perfumados, aspirar bien todos los días, emplear colchones y lencería anti-ácaros, evitar ambientes húmedos, optar por filtros antialérgicos para aires acondicionados