CUIDAMOS DE TU SALUD

En los últimos años el uso de la melatonina se ha vuelto muy relevante cuando se trata de mejorar problemas de sueño, ansiedad e inquietud. Podría decirse que se ha convertido en una moda su uso debido a las propiedades de tipo terapéutico que se le atribuyen. Por ello, muchos complementos alimenticios naturales incluyen esta hormona entre sus agentes activos.

Pero, ¿es realmente un compuesto beneficioso? En este post te contaremos cómo funciona y cuándo se aconseja consumirlo.

¿Qué es y cómo actúa la melatonina sobre el sueño?

La melatonina es una sustancia que se produce de forma natural en el cerebro y su función principal es favorecer la relajación mientras estimula el sueño. Sin embargo, también participa en procesos de división celular y actúa como antiinflamatorio y antioxidante. 

Normalmente es segregada en cantidades mayores durante la noche o en periodos de oscuridad y disminuye durante el día o en periodos de claridad. Desde los 35 años en adelante, los niveles productivos de esta hormona descienden progresivamente, así que la aparición de problemas para conciliar el sueño se pueden incrementar con la edad.

La forma en que este compuesto actúa sobre el sueño dependerá de los ritmos circadianos de cada individuo. Lo más común es que su máximo nivel se alcance entre las 2 y las 4 de la madrugada y luego disminuya.

En tal sentido, debes tener presente que pese a los mitos que giran alrededor de los usos de la melatonina esta no actúa como un somnífero, no garantiza un sueño de calidad y no hace que duermas mejor. Al consumirla solo aceleras el proceso de su segregación y puede ayudarte a conciliar el sueño con mayor rapidez.

¿Cuándo es recomendable consumir melatonina? 

Aunque todavía existe cierta controversia en cuanto al uso adecuado de esta hormona, estudios médicos han comprobado su eficacia en casos puntuales de:

  • Insomnio, cuando se presenta dificultad para conciliar el sueño y mantenerse dormido.
  • Fases desfasadas de sueño en personas que logran conciliar el sueño 2 o 3 horas después de acostarse.
  • Fases diurnas de sueño en personas que trabajan en turnos nocturnos y tienen problemas para conciliar el sueño durante el día.
  • Problemas de sueño o alteraciones en niños con hiperactividad o autismo.
  • Trastorno jet lag o desfase horario debido a viajes largos.

Siempre que se consuma debido a alguno de estos trastornos del sueño, durante periodos de tiempo breves y bajo supervisión médica, puedes utilizar la melatonina como un suplemento para mejorar la conciliación del sueño. 

Además, debes saber que esta sustancia está contraindicada en casos de padecer diabetes, convulsiones, depresión, hipertensión, tomar medicamentos sedantes, estar embarazada o en periodo de lactancia.

Para promover un sueño de calidad evita ejercitarte y el uso de dispositivos electrónicos antes de dormir, toma una ducha caliente, ve a la cama a la misma hora cada día, apaga luces y TV.

Si tienes alguna duda adicional o deseas una atención personalizada, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, estamos para ayudarte 😉